por que no puedo dormir
|

Por qué no puedo dormir

¿Te cuesta dormir más de 5 o 6 horas? Cuando acumulas varios días sin poder descansar bien, el cuerpo lo paga, y tu carácter también. A veces lo sabemos, pero otras no tenemos tan claro el «por qué no puedo dormir».

En este artículo vas a encontrar información y una preguntas de autocoaching que te ayudarán a avanzar hacia la solución a tu insomnio.

Soy Eduardo, y desde que tengo uso de razón me reconozco como una persona muy sensible y, a la vez, muy reflexiva. Desde pequeño me acostumbré a obtener y analizar mucha información. No sólo en mis estudios, también en mis círculos de amigos, en mis entornos extra-escolares…

por que no puedo dormir

Cuando cumplí los 20 años, mis amigos ya me decían que era demasiado racional y que nunca me dejaba llevar por “el corazón”. Me hablaban de las ventajas de hacer caso a la intuición, de que no era necesario tenerlo todo controlado, de que me abriese a contar cómo me sentía… Sin embargo, yo respondía con esa frase que tanto nos limita de “yo soy así, no voy a cambiar”.

No sabía que todo eso me llevaría a épocas de no poder dormir.

El peligro de las personas muy mentales.

En realidad, había sacado la conclusión de que mostrar mis sentimientos era “peligroso”. Así que mi mente se había acostumbrado a ser muy reflexiva, mezclar pensamientos del pasado con predicciones del futuro, imaginar lo que los demás podían estar pensando, cómo reaccionarían… En realidad, ser muy mental era una máscara que me alejaba del dolor que me producía sentir mis emociones.

¿Y qué emociones eran esas que tanto temía? Es muy posible que algunas te suenen: miedo a ser criticado, rabia por sentirme diferente, tristeza por no poder disfrutar como los demás, miedo a la soledad…

Este patrón “muy mental” desembocó, unos años después, en varias etapas de insomnio. Si te identificas como una persona muy mental, es posible que conozcas de cerca lo que estoy hablando.

Calidad de sueño y calidad de vida

Son muchas las personas que tienen, de forma recurrente, problemas para dormir. La mayoría de mis clientes tienen dificultad para dormir y frenar su mente. Lo más curioso es que, en un principio, no le dan demasiada importancia al hecho de dormir mal.

Nos pasa a todos; tendemos a acostumbrarnos y aceptamos como normales situaciones que no lo son. Tener, durante más de unos días, dificultad para conciliar el sueño, o despertarse demasiado pronto, no es normal.

Tu cuerpo necesita descansar, para recuperar su energía y regenerarse tras el desgaste de todo el día. La calidad del sueño incide directamente en la calidad de tu vida. Y viceversa: cuanta más calidad de vida tengas, mejor dormirás.

Conformismo versus aceptación

Es normal tener épocas de más preocupación, estrés, y que algún día nos cueste más dormir. De hecho, no es bueno preocuparse por ello. Sin embargo, enlazar días y días durmiendo mal no es normal.

Cuando esto ocurre, llega un momento en que, inconscientemente, tomamos una decisión:

  • nos conformamos con el insomnio y esperamos a que llegue una temporada mejor, o
  • aceptamos que tenemos un problema que empeora nuestra calidad de vida, y que depende de nosotros que se alargue más o menos.

Son dos estrategias parecidas, pero con una importantísima diferencia. El conformismo nos mantiene en la misma situación, esperando a que la solución llegue de afuera. Sin embargo, la aceptación nos hace ser conscientes del reto, entender las repercusiones, y buscar la solución, sabiendo que está en nuestras manos, y en nuestra mente, poder hacer algo para resolver la causa de ese insomnio.  

Yo estuve mucho tiempo utilizando la estrategia, inconsciente, del conformismo. Empecé por tomar infusiones, escuchar relajaciones guiadas y, por último, tomar pastillas para dormir. Me había conformado con que el insomnio formara parte de esa época de mi vida. Entendía que el motivo de mi insomnio era que estaba más estresado, que yo era una persona muy nerviosa, y que era “normal” que tuviese épocas así. Por ello, buscaba soluciones fuera de mí; pensaba que lo único que podía hacer era esperar a que los problemas de mi vida se fuesen resolviendo poco a poco, y confiar en que las pastillas hiciesen su efecto.

Encontrar el mensaje del insomnio: ¿por qué no puedo dormir?

Una vez que aceptas que tu dificultad para dormir es un problema que necesita de tu implicación para ser resuelto, lo primero es encontrar lo que podríamos llamar “el mensaje” de ese insomnio.

Cada síntoma que tenemos tiene una explicación, una causa que lo origina. Puede ser una causa física, emocional, bioquímica… En el caso del insomnio podría ser un origen médico, como un problema a nivel hormonal.

Sin embargo, en la mayoría de las personas con dificultad para dormir no se encuentra un origen clínico. La causa de esa dificultad es un estrés mental, producido por la forma en la que filtramos nuestra realidad o el futuro que nos imaginamos.

Tener insomnio implica que tu mente no se permite entrar en un proceso de descanso. Por tanto, el mensaje que tiene el insomnio sería la respuesta a ¿para qué quiere mi mente que me mantenga despierto? ¿Qué “peligro” está observando mi mente?

Quizá tu mente es muy perfeccionista y en tu vida no estás consiguiendo el nivel de perfección que deseas, por lo que tu mente interpreta, a nivel inconsciente, que no mereces “tanto” descanso como en otras épocas porque te pueden criticar, echar del trabajo…

O quizá tienes un patrón de hiper-responsabilidad, según el cual te haces responsable no sólo de las cosas que haces tú, sino también de la felicidad de otros y del resultado de los proyectos en los que tú colaboras de alguna forma.

Otra opción es que te hayas preocupado siempre más por los demás que por ti, y cuando comienzas a plantearte tu vida, te das cuenta de que no sabes qué hacer. En ese caso tu mente te ordena, inconscientemente, dedicar tiempo a pensar y encontrar soluciones a esa situación de incertidumbre e insatisfacción.

Descubrir las incoherencias: primer paso para resolver tu insomnio

Si llevas un tiempo sin poder dormir bien es que existe una incoherencia entre lo que tu mente te pide y lo que realmente tu esencia, tu parte más auténtica, necesita.

Por ello, el primer paso para resolver tu insomnio es descubrir el conflicto entre tu mente subconsciente y tu esencia. Tu mente subconsciente, que es la mayor responsable de tus decisiones, tiene unas necesidades que están basadas en lo que aprendiste en tu infancia y adolescencia. En aquellas situaciones que vivías con intensidad emocional, y que fueron determinando lo que para ti era importante y lo que necesitabas.

Sin embargo, tú eres mucho más que tu mente subconsciente y toda esa información almacenada que trata de protegerte y evitar que vuelvas a sufrir por cosas que ya sufriste en el pasado.

Te cuento mi ejemplo, por si te ayuda. Una de las etapas en las que sufrí insomnio fue cuando había aprobado una oposición y ya tenía un trabajo para toda la vida. Mi mente subconsciente me había llevado a estudiar esa oposición porque tenía una necesidad de seguridad: yo tenía la creencia, heredada, de que para vivir bien había que tener un sueldo fijo para toda la vida, recibido de una empresa estable.

Sin embargo, mi esencia necesitaba variedad. Yo sentía que quería conocer más mundo, más personas, experimentar nuevas cosas, aprender y aportar más de lo que iba a poder hacerlo desde el puesto que había conseguido. Esa incoherencia entre mi “ser” y mi “tener” me llevó a una situación en la que necesité medicarme para tratar de calmar mi mente y dormir mejor. No sabía que, a parte de los medicamentos, había algo que yo podía hacer. Cuando resolví esa incoherencia fue cuando mi mente se permitió descansar y mi salud y mi vida comenzaron a mejorar.

Ahora te animo a que dediques unos minutos a un trabajo interior. Tanto si tienes insomnio ahora, como si duermes bien, pero has tenido alguna época con dificultad para dormir, te invito a que reflexiones sobre estos tres aspectos:

  1. ¿Para qué quiere tu mente que te mantengas despierto? Quizá para que hagas más cosas, pienses más estrategias… para cumplir con las expectativas de otros. O quizá para encontrar una solución a algo que te da miedo que ocurra. O tal vez para que encuentres la forma de hacer justicia y poder así expresar esa rabia que sientes.
  2. ¿Qué parte de tu esencia has descuidado o protegido durante mucho tiempo y ahora está reivindicando su importancia? ¿Qué estás soportando en tu vida que realmente no va con tu esencia? Analiza cuántos “tengo que”, “debería…”, “me encantaría, pero…” utilizas en tu día a día.
  3. ¿Por qué el futuro que imaginas, de seguir como hasta ahora, no te aporta calma y tranquilidad mental? Recuerda que siempre puedes cambiar aquello que te hace daño. Si no se puede cambiar la situación, sí se puede cambiar la forma en que interpretas esa situación y la respuesta que das ante ella. Haz un listado de los pasos podrías dar para ir ganando más coherencia entre tu parte más racional y tu parte más auténtica, más emocional.  

Un regalo

Si quieres saber más, te invito a descargarte mi guía con 40 acciones para calmar tu mente y dormir mejor. En ella encontrarás la opción de acceder a un curso que te aportará claridad y herramientas para superar esta etapa de estrés interior y mal descanso.

Puedes hacerlo desde aquí.

Eduardo.


Mis libros


Libro Mente déjame vivir Eduardo Llamazares

MENTE, ¡ DÉJAME VIVIR !

Tu mente dirige tu vida. Ella influye en las dos cosas más importantes de tu vida: tu salud y tu felicidad. Este libro es una guía, paso a paso, para construir una mentalidad que te ayude a disfrutar más de tu día a día.

Tú puedes mejorar la calidad de tu vida, de tus relaciones y de tu autoestima.

¡No lo dudes!


MENTE, AYÚDAME A DECIDIR

La calidad de tu vida depende de la calidad de tus decisiones. Si eres una persona indecisa, los demás han estado decidiendo por ti. Y eso debe cambiar, ¿no crees?

En este libro descubrirás el método de las cinco Decisiones que Importan para liderar tu vida a tu manera. 

Libro Mente ayúdame a decidir Eduardo Llamazares

Publicaciones Similares